sábado, 10 de enero de 2009

Equipos de buceo

-
La costa de Uvero es un poco baja para las actividades de buceo, pero no olvidemos los maravillosos cayos que la rodean y sus misteriosos canalizos de gran profundidad.

Los buceadores del proyecto "Uvero" no van a tener muchos problemas a la hora de gestionar sus equipos pues tienen en su favor al coterráneo Robert Quintana, Presidente de "Ocean Safari" que con su maravillosa tienda de equipos de buceo en Miami podrá surtir todas las necesidades e inquietudes que puedan tener con relación al fondo oceánico (a lo mejor embullamos un día a Robert para que ponga una sucursal en nuestra playa Uvero).


En este capítulo le mostramos lo principal que puede encontrar en el mercado actual y la página se irá actualizando cada día en: UVERISMO.TRIPOD.COM

Las escopetas de ligas que usábamos en los mares de Sagua La Grande, ya no son muy prácticas si se les compara con las de aire comprimido el cual puede ser introducido por medio de botellitas (desechables o recargables) de las cuales abundan las marcas en el mercado naútico.

Hay quien dice que es preferible que existan los pescadores submarinos a los pescadores de pita, pues los primeros afectan menos el ambiente marino con la menor cantidad de pesca y además combate más en el deporte. Otros opinan lo contrario, pero lo cierto es que la plena libertad de decisión debe existir en nuestra Playa Uvero. Todo debe quedar en el plano de la plena conciencia personal.
La diversión marina tiene muchas facetas que aún no son explotadas en nuestro balneario sagüero; por ejemplo la práctica de el aqualón debe volver a Playa Uvero como lo fue hace mucho tiempo. Estos botellones de aire respirable comprimido son la verdadera delicia del entretenimiento en el mar, no solo para el que le gusta pescar sin salir a la superficie, sino para el fotógrafo subacuático o para el simple curioso o admirador de las bellezas oceánicas. En la actualidad se pueden conseguir a precios muy buenos, asequibles a un salario promedio. Les digo que vale la pena ahorrar un poco para que no te falte esa pieza clave en la Playa de Uvero con tantos cayos y canalizos inexplorados.

También para los coleccionistas, estudiosos, buscadores de joyas, o taxidermistas un acualón de buceo le será muy útil para localizar esas piezas de interés individual.

Un ejemplo de estas colectas lo son los hermosos caracoles marinos que en ocasiones se hace necesario una larga permanencia en el fondo para localizarlos.

Para los estudiosos la gran cantidad de cangrejos, esponjas, abanicos, y corales de nuestro archipiélago Sabana-Camagüey son el móvil para contar con un buen equipo de profundidad.

Los buscadores de tesoros y joyas personales también necesitan de los tanques para hacer más práctico y cómodo su interesante hobby.

Los compresores para cargar estas botellas de aire tampoco son muy caros y se hace impresindible que lo tengas en tu casita. En próximo capítulo veremos los diferentes tipos que existen en el mercado marino, así como las caretas, snorkels, patas de rana, puñales, relojes, linternas y trajes que son el complemento del aquanauta.




-

EN EL SITIO UVERISMO RECOPILAMOS TODO ARTICULO MARINO QUE EXISTE EN EL MERCADO, ASI COMO LAS DIRECCIONES DE TIENDAS ESPECIALIZADAS EN ELLOS. MUCHOS PUEDEN SER PEDIDOS POR INTERNET.
-


-

viernes, 9 de enero de 2009

El Hotel California estaba en Uvero

-

El Hotel
Durante la segunda mitad de la década de los años setentas comenzó la moda de levantar casas de campaña en Uvero pués no todos los ciudadanos sagüeros tenían viviendas en este paraíso del embelezo.

Se veían algunas regadas a la entrada, algunas en los vacíos entre viviendas fijas y otras en los canalizos, pero la famosa lo era la tienda de campaña Hotel California(1), muy popular entre la juventud de la época y la cual, de forma insólita, se levantaba en el centro de Uvero donde, supuestamente, no se permitían estos circos gitanos por parte de la policía del puesto ya que se trataba del “downtown” de la playa que había que conservar de forma “decente”; pero además, asombraba que los inquilinos del hotel lo eran la crema y nata del diversionismo ideológico(2) de Sagua La Grande (los gusanos), los 70’s hippies que imitaban la vida libre de los Estados Unidos.

Corría un caluroso Agosto de 1977 y algunas casitas de campañas estaban instaladas en Uvero. Detrás en el Canalizo del Muerto habían plantado la suya, Charles, Machy, Tintín y Vilorio los cuales, en medio de una humareda, trataban de luchar contra los mosquitos; delante, en el downtown, estaba el Hotel California “con todas las habitaciones ocupadas” y aún así seguían llegando gusanos pués a nadie se le negaba el hospedaje si pertenecía a la “cosanostra”.


Emilito y Gilbertico la habían instalado en la mañana y ya por el mediodía la ocupaban muchos más de los que podrían caber dentro, entre ellos Rafe y Soto que eran puntos fijos de Uvero, excelentes cocineros y sobretodo encargados de mantener la música americana a todo volumen las 24 horas del día para deleite de los emocionados playeros.

Las chancletas del Soto

Se recuerdan “casos y cosas” del hotel como por ejemplo lo relacionado con “las chancletas del Soto” las cuales eran solicitadas por algunos para poder entrar en el baño “sin herir los pies con vidrio inglés”. Aquel baño de Uvero era una verdadera asquerosidad pués los cientos de visitantes hacían sus necesidades fisiológicas en el primer espacio vacío que encontraran en el suelo y esto hacía muy difícil poder entrar por la noche por este laberinto de estiércol teniendo en cuenta que allí no había luz eléctrica pues el bombillo siempre estaba roto.

Pero el Soto (muy inteligente él) confeccionaba el mapa del piso por el día y se lo dictaba por la noche a todo aquel que le pedía prestadas sus codiciadas chancletas. Algunos acertaban pero otros no, como era el caso de Caraballo que nunca interpretaba correctamente el croquis de Sotolongo: “Tres pasos de frente, dos a la izquierda, un salto al frente, giro de 90 grados y “espacio libre para defecar”… Este amigo siempre regresaba con las chancletas repletas de mierda por lo que Soto se ponía furioso; y eso se repetía hasta dos veces por noche ya que los raros hábitos alimenticios de Caraballo provocaban estas urgentes incursiones en el oscuro baño.

Su alimentación consistía en arroz, frijoles, aguacate, carne y dos helados copelitas mezclados con todo esto dentro del mismo plato. ¡ Ya les digo…eran gente raras las del Hotel California!...


El Snorkel

¿Saben lo que es un snorkel…verdad?, bueno es el tubito plástico que se usa junto a la careta para poder respirar cuando se nada con la cabeza debajo del agua en el mar…

Por la mañana el Soto corre al mar para hacer sus necesidades fisiológicas y ve de pronto a Gilbertico alrededor de un grupo de “admiradores” dándoselas de buzo con su careta y patas de rana, por lo que se le ocurre decirle que en el fondo del agua había un snorkel (exactamente donde había defecado) que tratara de rescatarlo.

Gilbertico entonces, dándoselas de Jaques Costeau, tomó una bocanada de aire y zambulló a las profundidades del océano (a un metro y medio de profundidad) donde no tardó en hallar el valioso snorkel y salir a la superficie con aires de triunfo y con su mano alzada, como Estatua de la Libertad, gritar a todos los vientos: “Un esnoque, encontré un esnoque”-

Todos reían y a la vez se asqueaban tapándose la nariz pués el gran explorador submarino lo que tenía en su mano era en realidad un enorme y curvado producto estomacal defecado minutos antes por Sotolongo, que por cierto, según los testigos presentes durante el rescate, confirmaron que se parecía aquello, muchísimo, a un snorkel de buceo.



¡ No cabíamos en casa ¡
Así se pasaban de alegres aquellas inolvidables temporadas. Entre la juventud todo se vale y nadie (más allá de un corto enfado), se peleó con sus colegas por alguna que otra maldad de mocedad. Todos éramos (y somos) hermanos y recordamos todo aquello con tan profunda nostalgia, que hemos decidido contarlo en público.

El Hotel California siempre estaba lleno, a veces no cabía ni un cristiano más como aquel día de Agosto de 1977.

...Pero de pronto llegó Eulogio Morales en uno de los camiones de Sagua y parándose con gran campechanía y alegría frente al Hotel California le gritó al Soto que estaba cocinando: “Dímelo gil, aquí estoy yo, vengo a pasarme dos semanas con ustedes”- El Soto se quedó mirándolo de arriba abajo y le preguntó: “¿Y qué traistes de comida gil?”- A lo que Eulogio respondió abriendo la jaba que traía al hombro: “Mira esto”-

En el interior se podían ver dos melones de agua, tres aguacates, dos mangos y una lata de leche condensada cocinada en baño de maría.

Está de más decir que ese mismo día por la noche regresó nuestro inolvidable Eulogio a Sagua debido a que se comió toda la despensa que llevaba para dos semanas de vacaciones en solo 10 horas.

Este amigo lo recordamos con especial interés y cariño por ser un personaje folklórico y porque además, él es uno de nuestros hermanos fallecidos antes del tiempo lógico que nos brinda la creación. Lo mismo sucede con Rafe Jiménez y Jorge Peraza a los que Dios nos arrebató cuando todavía eran unos jóvenes con muchos sueños. Vaya a ellos estos inolvidables recuerdos de Los Beach Boys de Uvero.





Ver archivos de Uvero en: http://uvero.tripod.com

-
(1) Hotel California era una canción norteamericana de moda por la época, del grupo "Eagles"
(2) Diversionismo ideológico le llama el Gobierno a oir música americana, usar ropa extranjera, tener el pelo largo, etc.



-









-














VIDEOS DE UVERO Y SAGUA

Loading...