sábado, 3 de enero de 2009

Implementos de pesca


TU EQUIPAJE
(Varas, pitas, anzuelos, carnada y jamo)


En las tiendas de pesca un especialista les puede explicar la utilidad de cada vara pues cada una de ellas está diseñana para una función específica.

Pero saliéndonos de la exactitud, en tu casita de Uvero (Sagua La Grande) debes tener al menos tres de ellas teniendo en cuenta la fauna ictiológica que aquí vive.




Grandes peces como la picúa necesitan logicamente de varas con más resistencia, y viceversa con las varas mas finitas nos concentraremos en mojarras y cuberetas.

Claro que hay quien prefiere cumplir fielmente con el ritual de este hobby naútico y coleccionar todos y cada uno de los números de varas que existen en el mercado, muy bien organizadas en un mueble (como aparece en la foto de arriba) donde cada una de ella se dedica a un pez determinado, y a otros no les gustan la varas y prefieren simplemente sentir el combate del animal transmitido por pita a la mano.

En las tiendas especializadas en artículos de pesca te explican, según el peso de resistencia, para cuales peces te servirá.

Las pitas y los anzuelos también tienen numeración que los identifica con la vara y con el tipo de pez que se pretende capturar y existen maletas, cajas, mochilas y estuches muy cómodos y prácticos donde organizar cada uno de ellos por su tamaño o uso.

Hay que tener en cuenta además que existen pequeñas varitas para los niños, así como colores y figuras según el gusto de mamá.

En el mercado podemos adquirir además otros instrumentos de pesca como lo
son los jamos, muy útiles a la hora de capturar la presa o atrapar cardúmenes de pecesillos para carnada.

En mayor escala están las atarrayas (o tarrayas en voz popular), redes, nasas, y otras trampas fijas con carnada en su interiror, instrumentos que están diseñados para capturar más cantidad de animales sin que medie mucho el deporte.

Estos son los principales y tradicionales implementos de pesca que no pueden faltar en nuestra casa de Uvero, pero el mercado actual, basado en el consumismo, ha ido adicionando otros inventos que a medida que el hombre los prueba, se convierten en adicción, como por ejemplo las cómodas sillas reclinables de pesca, alas cuales ya solo les falta el inodoro, de tantos aditamentos que se le ha ido incrustando por años.

Inicialmente traían solamente los cilindros para alojar las varas, pero con el tiempo se le fueron agregando atornillamientos y engranajes para sujetar vasos y botellas de bebida, mesilla para comida y trabajo manual, sombrillas para el sol y la lluvia, etc. Entedemos la absoluta comodidad de las vacaciones, pero a otros nos gustan sentarnos en la arena (!si no es por mucho tiempo!)





-

Más de este catálogo sagüero en, UVERISMO (Ideas para tu casa de Uvero): http://uverismo.tripod.com

-


jueves, 1 de enero de 2009

Anécdotas sobre las temporadas vacacionales

-


No es Varadero, no es Honolulu, es una graciosa ciudad atlántida muy fangosa que muestra sus portales abiertos a la acariciante brisa del norte. Día y noche suena la guitarra entre el humo y el ron de los alegres vacacionistas que no desean dormir. Otros levantan sus tiendas de campaña en los aislados canalizos donde fríen al instante los ejemplares pescados. Uvero emana una agradable atracción entre sus visitantes que llegan a Sagua La Grande.
-
Quien pise sus tablones, a Uvero ha de regresar"...

-
LAS TEMPORADAS

Casi un siglo cumple nuestra querida playa Uvero desde que era visitada ocasionalmente a principios del siglo XX, pero 74 años es su edad oficial desde que la señora Alejandrina Núñez de León, directora y maestra del Kindergarten # 4 de Sagua La Grande, creó la “Colonia Infantil de Playa Uvero” con un batallón de entusiasmados muchachos que asaltaban este paraíso de sol y mar escondido en el agreste litoral para veranear y tomar el aire puro. Esto dió como resultado que se construyeran las primeras casitas y comenzara la era de “Las Temporadas”, nombre con que se bautiza al período de tiempo que coincide con el verano y la vacaciones escolares.

Los pioneros de las primeras Temporadas en los años treintas lo fueron la familia de Melquiades Martínez, los Sevillano, los Revuelta, García y Yanes, entre otros, y luego entre los años cuarentas y cincuentas Uvero ya resplandecía con más de cien casitas entrelazadas por una telaraña de muelles de tronco y tablas. Desde aquellos tiempos se han acumulado historias, curiosidades, bromas, y chismes que a la larga se van convirtiendo en “Clásicos de Temporada” o una especie de cortas novelas costumbristas. Algunos deben ser “bestseller” y en otros casos simples “diarios personales”, pero como en este capítulo ¡todo nos interesa!, inaugura hoy esta sección un acontecimiento sucedido en el año 1978 donde los protagonistas son Rafael Sotolongo y Manolito Escalar. Quizás con este corto relato, otros escritores se embullen y envíen sus vivencias en la fascinante playa de los sagüeros.

-

LA CASA DE MI TIO

Esto fue en 1978; era un Agosto muy caluroso como para quedarse en Sagua. Ya se levantaba el sol en el horizonte cuando el camión llegó con el cargamento de uveristas, entre ellos estaban Sotolongo, Leonel, . Aquel día “la playa estaba buena” (frase que evalúa el buen ambiente que allí reinaba), muchos amigos, mucha música, muchas jevitas, en fín, la cosa estaba como para no regresar a Sagua al final del día.

Todos comenzaron a buscar donde plantar campamento, pero cada rincón ya tenía su dueño y hasta los portales de las casas se lo dividían los visitantes con las familias que allí vivían. Todo el litoral se abarrotaba de humanos como gaviotas que buscan espacio libre en el acantilado después de terminar sus faenas alimenticias del día.

Unos “pateaban” los muelles hacia la Botella y otros hacia el Vedado, deteniéndose de vez en cuando a saludar un amigo en uno de los portales o para tomarse un buche de ron ofrecido por otro, pero todo era cuestión de minutos, nadie brindaba un hospedaje prolongado y mucho menos una invitación para almorzar.

Sotolongo y otros amigos comenzaban a frustrarse de tanto caminar toda la mañana con su carga a cuesta sin encontrar sitio donde acampar o al menos donde sentarse a desempacar su almacén y disfrutar de un descanzo tras la calurosa jornada, cuando de pronto surgió un rayo de esperanza; Manolito Escalar (el guana) se tropezó con ellos y al verlos tan desesperados les comentó; -“Yo estoy más encabronao que ustedes por lo que me pasó; resulta ser que mi tió me prestó su casa y de guanajo que soy, bien merecido tengo el nombrete, dejé la llave allá en Sagua arriba de la mesa, y yo no pienso virar para atrás, si alguno de ustedes quiere, puede ir a traerla”-concluyó.

Todos se miraron en silencio pero ningún héroe se ofreció como voluntario. Al cabo de un rato, opinó el Soto: “Ven acá Manolito… y no pudiéramos intentar abrir la puerta de otro modo”.

-“Coño Soto, si le rompo la puerta a mi tío me busco tremendo lío y más nunca me la presta”-contestó el Guana. “Bueno, mira una cosa- le ripostó el Soto- yo me comprometo contigo a intentar abrir la puerta o alguna ventana sin romperla, pero coño tenemos que intertarlo aunque sea”. Manolito solo pensaba. “Mira gil aquí traemos bastante jama y ya es hora de almorzar, no nos vamos a pasar todo el día de un lugar pa otro, piénsalo bien mi hermano, tu eres amigo de nosotros y no nos puedes dejar botao”- le imploró Soto con algo de guataquería.

Entonces Escalar con cara de convencido, le dijo: “Bueno, traten de abrirla pero me tienes que dar la palabra que no es rompiendo nada”-, “Te doy la palabra”-le agradeció el Soto con un abrazo.

Muy alegres partieron entonces para el ala de El Vedado bajo la indicación de Manolito y tras pocos esfuerzos lograron abrir una de las ventanas. Al poco rato todo era felicidad pues más que un rincón de la arena, ahora contaban con toda una casa a su completa disposición. Abrieron todas las puertas y ventanas para refrescarla y cada uno de ellos acotejó sus pertenencias en los escaparates y gavetas. Uno guindó una hamaca, el otro se tiró a descansar en una de los camastros, y Soto comenzó a guardar los alimentos en la despensa de la cocina.

Pasó el resto de la mañana y llegó la hora de cocinar, todos fueron para la playa mientras que el chef Sotolongo comenzó a preparar su rico manjar.
Tenían tan buena suerte que hasta una olla de presión, sartenes y otros útiles de cocina estuvieron a su disposición en la bien surtida casa, un radio para oir la buena música americana de WQAM, y un viejo ventilador para refrescar al cocinero.

Cantaba y bailaba mientras freía, mezclaba, condimentaba, este gordito feliz, cuando de pronto un enrojecido hombre apareció por la puerta de la cocina tomándolo por sorpresa: “¿Que hace usted aquí?”-preguntó el aparecido-. “Eso mismo le digo yo a usted ¿Qué hace usted aquí?- le contesto Sotolongo aturdido por la imprevista llegada- “Soy el dueño de esta casa”-le gritó el hombre. A lo que Soto, sin respuesta disponible contestó: “Ah, llega a tiempo ¿quiere comer frijoles?.

El hombre estaba rojo de ira y el Soto blanco de espanto. “Su sobrino Manolito Escalar me invitó a que me quedara aquí”- le explicó el cocinero mientras revolvía los frijoles.

-“Yo no tengo sobrinos, ni soy apellido Escalar. Y ahora mismo lo voy a acusar con la policía por asalto a una propiedad”….

Y de esa forma terminó lo que pudo haber sido un bello día de playa para el grupo de amigos que en ningún momento sospechó que El Guanajito Escalar era más listo que todos ellos juntos, y les había jugado “la Broma de la Temporada”.



-
ENVIA TUS ANECDOTAS, VIVENCIAS, BROMAS, PESQUERIAS, O SIMPLEMENTE COMENTARIOS SOBRE TU TEMPORADA EN UVERO A LA REVISTA "EL SAGÜERO" AL EMAIL: CLUBSAGUA@GMAIL.COM
-
WEBSITE DE UVERO: http://uvero.tripod.com

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Paneles solares

-
Las celdas o paneles solares convierten la energía solar en electricidad La Playa de Uvero es el lugar ideal para darle uso, de forma extremadamente práctica, a los paneles solares.

El cálido sol de este rincón de Sagua La Grande permite una máxima optimización del recurso energético que puede dar electricidad a toda la casa durante el día, combinado con los Molinillos de Viento que se encargarían de la noche (Ver capítulo de los Molinos de Viento), aunque estas baterías solares también acumulan electricidad para la noche.
Algunos paneles tienen esclusivamente una sola función, que en este caso es, el de mantener esa luz encendida todo el tiempo, pero en otros modelos se pueden tener hasta 10 tubos de luz fría encendidos todo el tiempo en la casa sin el más mínimo gasto de electricidad de la red. El Uvero actual tiene un mal tendido de corriente eléctrica y en muchas ocasiones se carece de luz por varios días, por lo que unos cuantos paneles solares no vienen muy mal a nuestra casa la cual siempre estará abastecida debido al brillante sol tropical, y nuestro bolsillo además descansará del pago mensual de la corriente, sin dejar detrás el enorme beneficio ecológico que esta forma de energía aportaría a nuestra playa. Nuestra conducta puede ser imitada por otros y Uvero pudiera ser una "playa ecológica".

Quizás solo en la temporada de tormentas y huracanes tengamos nuestros problemitas con las celdas solares (aunque lo rayos del sol siempre son captados), pero para eso hemos agregado el capítulo de "Generadores Eólicos' "Molinitos de Viento" los cuales en la actualidad han logrado un alto grado de desarrollo y rendimiento en cuanto a lo que es la conversión de la energía del viento en corriente eléctrica sin la necesidad de los grandes dinamos de hace unos años atrás. (Ver: el pasado artículo Generador Eólico).
-
ACUMULADOR SOLAR RODANTE
-
Móvil generador de electricidad "gratis" ideal para para exploraciones y largas temporadas de campamento o playa. Si se tiene una casa en la playa entonces no es necesario el móvil sino que se ajustan fijamente los paneles solares al techo de la casa, pero adaptar un trailer como "acumulador rodante de energía" no es una mala idea para los que le gustan estar varios días fuera de casa en romerías, campings o exploraciones.

Un paner solar puede bastar para iluminar toda una caverna con varios tubos de luz fría. Resulta también muy práctico el acumulardor portátil recargable por energía solar que puede ser de buen uso en excursiones de todo un día donde se requiera de la electricidad para algunas funciones.
Un ejemplo de lo práctico que se han hecho estos mágicos paneles lo es la mochila con panel solar muy útil para largas exploraciones donde puede aprovecharse la luz solar para cargar las baterías de la linterna y mantener caliente la comida, entre otras cosas. En el próximo capítulo veremos los asombrosos "Calentadores Solares" que nos evitan el excesivo gasto que producen los calentadores eléctricos de agua.


-
-
MAS EQUIPOS, ADORNOS E IDEAS MARINAS PARA NUESTRA QUERIDA PLAYA UVERO EN EL PROXIMO NUMERO


-

-




VIDEOS DE UVERO Y SAGUA

Loading...